domingo, 26 de febrero de 2017

Cetosis bovina



Pequeños productores lecheros aumentan su producción gracias a Programa Alianzas Productivas del Ministerio de Agricultura



















La cetosis es una enfermedad debida a un trastorno en el metabolismo de los hidratos de carbono y de las grasas que afecta casi exclusivamente a las vacas de alta producción láctea, entre las 3-5 semanas después del parto, cuando los requerimientos energéticos para la producción de leche son máximos.

Etiología. Todas las teorías sobre las causas de la cetosis se centran en los factores que pueden provocar hipoglucemia, ya sea por un aporte de energía insuficiente, por un exceso de gasto, o por una incapacidad del organismo para proporcionar glucosa utilizable. En cualquiera de estos casos, el organismo utiliza la grasa para proporcionarse la energía necesaria y, al quemarla en exceso, se producen gran cantidad de cuerpos cetónicos que se acumulan en la sangre (cetonemia).

Síntomas. En el proceso cetósico después del parto puede presentar dos cuadros clínicos:

Forma dispépsica simple. Algunos días después del parto aparece una inapetencia selectiva, con apetito capricho y tendencia a ingerir sustancias extrañas. La producción de leche va descendiendo paulatinamente y el animal adelgaza. La rumia es perezosa, los movimientos de la panza se hacen irregulares, las heces son más pastosas, se expulsan en pequeña cantidad y tienen una tonalidad más oscura. Olor del aire expirado y de la orina a manzanas.

En fases más avanzadas, tinte ictérico de las mucosas visibles y, finalmente, muerte en un plazo más o menos largo según el grado de intoxicación. Es esta forma, no hay fiebre ni alteraciones nerviosas

Forma nerviosa. La más frecuente en vacas de alta calidad. Puede causar una simple paresia del tercio posterior. En otros casos, la vaca enferma aparece con un cuadro grave de congestión cerebral: camina en círculo con las extremidades muy separadas o cruzándolas), apoya la cabeza contra las paredes; tetania y temblores moderados con marcha insegura, masticación en vacío con sialorrea, hiperestesia y cierto grado de irritabilidad. Temperatura corporal por encima de los 42º. Apetito, rumia y movimientos de la panza abolidos. Defecación y micción reducidas al mínimo. Finalmente, el animal cae al suelo y muere entre intensas convulsiones.

Diagnóstico. Descansa en el cuadro sintomático descrito, en la cetonuria (detectable con tiras reactivas), y el análisis de sangre (hipoglucemia, hipercetonemia e incremento de la actividad de las enzimas hepáticas transaminasas y glutamato deshidrogenasa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.