viernes, 20 de abril de 2018

Prevenga las lesiones no infecciosas que afectan las pezuñas de los bovinos


Las cojeras tienen diferentes orígenes, bien sea por una infección o por lesiones por causas mecánicas o metabólicas debido a la discontinuidad en el cuerno de las pezuñas, como úlcera podal, enfermedad de la línea blanca o abscesos.
De acuerdo con el veterinario mexicano Fernando Castillo, que trabaja en la ciudad Torreón en el estado de Coahuila, las vacas chuecas son un problema con el cual deben lidiar todas las fincas lecheras.
Por esta razón, se ha dedicado a ofrecer charlas sobre la forma para identificar, tratar y prevenir las lesiones en las patas de los bovinos, tanto aquellas que son producidas por agentes infecciosos, como las que resultan de causas metabólicas o mecánicas, de origen no infeccioso.
De estas últimas hacen parte algunas patologías como enfermedad de línea blanca, úlcera podal, absceso de pinza, hemorragia de suela, laminitis subclínica, fisuras horizontales y verticales e hiperplasia interdigital, aunque habló de las 3 primeras por ser las más comunes.
“La línea blanca es el equivalente a la costura de los zapatos, donde se une la suela con la pared. Cuando hay un traumatismo por malos pisos o humedad excesiva, se abre y por ahí penetra, causando mucho dolor”, dijo.
Al ocurrir la separación de la línea, se puede formar un absceso entre la pared y la suela, provocando una exposición de la dermis e infección. Para evitarla, se debe mejorar la nutrición con minerales y mantener adecuadas superficies. En cuanto al tratamiento, Castillo aconsejó despejar la lesión y colocar un block en el dedo sano.
Otra lesión es la doble suela, de orden metabólico, que sucede en los sistemas de pastoreo cuando un animal se alimenta de forrajes con diferente calidad, lo que conlleva a variaciones en el tejido de formación en la pezuña. “Sería como tener un zapato dentro de otro”, indicó Castillo.
De otro lado, la úlcera podal consiste en la destrucción del cuerno con perforación de la suela, dejando expuesto el corión subyacente a infecciones. Según el médico veterinario, además de la nutrición, como en el caso de la línea blanca, se presenta por otros factores.
La úlcera también puede ser falta de recorte preventivo, caminatas en largas distancias, una incorrecta disposición del peso corporal en las 4 extremidades. Son muy fáciles de corregir si se detectan a tiempo, todo está en la observación”, precisó.
Al respecto, se pueden evitar con el desvasado preventivo y para curarlas, hay que hacer una profunda limpieza alrededor del área de la úlcera y el uso del tacón (block) en el dedo sano.
Finalmente, cuando las úlceras no se tratan a tiempo, se producen abscesos en el dedo afectado. El profesor Bruno Rutter, de la Universidad Buenos Aires, Argentina, señaló que se describe como una “abrasión con penetración en la cápsula cornea en la zona blanca en la punta”, que produce intenso dolor.
A diferencia de la línea blanca o la úlcera, los abscesos son mucho más difíciles de tratar, pues se ocasiona un daño mecánico en la pinza y las complicaciones incluyen la necrosis de la cápsula y del hueso de la falange distal.
Recuerde que la mejor forma de prevenir estas lesiones es por medio de la observación continua del ganado y de una evaluación de la forma de caminar basada en el score de locomoción, así como una correcta nutrición con minerales como zinc y selenio.
Se puede prevenir reduciendo la concentración de animales en corrales o modificando los pisos resbaladizos o abrasivos, mientras que su tratamiento va desde el uso del taco hasta la amputación del dedo, si es necesario.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.